VISITAS

 

 

 

 

 

 

 

 

LA VENTANA INDISCRETA

DE ALFRED HITCHCOCK

 

 

 

 

 

 

 

Estamos en 1954. No existen ordenadores, ni móviles, tampoco películas en DVD y te acabas de romper una pierna, por lo que estás en silla de ruedas, encerrado en casa y te aburres. Eres un reconocido fotógrafo de éxito, lo que te tiene acostumbrado a perseguir imágenes, escenas... y además tienes un potente zoom...¿Que harías?: Harías lo mismo que el personaje de James Stewart...exactamente igual y si de tanto fisgar a los vecinos empezases a tener sospechas siniestras sobre alguno...? Tu incapacidad del momento te obligaría a involucrar a los de tu alrededor poco a poco, hasta que ellos tampoco pudiesen pasar sin saber mas sobre ese enigma.


 

 

 

LA VENTANA INDISCRETA es de esas películas que se quedan en la memoria de mi adolescencia, al lado de otros títulos que mi curiosidad de futuro cinéfilo no ha podido desechar, son los Films prohibidos de mis 16 años, donde la censura franquista de aquellos años clasificaba como "mayores con reparos" o "gravemente peligrosas", que viene a ser como si te dijeran a voces: "Vete, sal corriendo...que aquí tu no tienes nada que hacer...!fuera!...". Lamentable, pero tan cierto como que el cielo es azul y el canto de sirenas está solo presente en la obra de Homero. Mi curiosidad se acrecentaba ante estas brutales clasificaciones a las películas que nos llegaban del otro lado del mundo, y penetré en el interior del cine de mi infancia, entre humo y gente, entre risas, silencios y miradas lascivas, pero aquel jóven pudo por fin alimentar su ávido cerebro consumiendo ya para toda mi vida lo que yo denomino "los tesoros de mi cineparaiso". Entre muchos de ellos, voy a hacer un sincero y personal homenaje a LA VENTANA INDISCRETA, film de categoría y obra de culto, dirigido para nuestra gloria por uno de los directores mas polémicos, sádicos, perfeccionistas y grandes que ha dado el Séptimo Arte a lo largo de la historia. Hitchcock es un maestro del misterio y un genio absoluto, un nombre que danza en el crepúsculo de los dioses, como rey indiscutible.


Creo que es la película que he visto más veces del maestro, y no dudaría en volver a visionarla, porque siempre me sorprende, está viva, actual...Hitchcock poseía la maestría increíble de dotar a sus películas de ese tipo de escenas que, aunque ya te sepas de memoria, te dejan pegado al asiento por el suspense que desprenden, como por ejemplo la escena de Grace Kelly en el piso del vecino sospechoso, ante la atenta mirada de su impotente novio. Con un excelente reparto, en el que brilla sobre todos Thelma Ritter, siempre magnifica, la elegancia de Grace, la seguridad de un James Stewart y con un final perfecto, a juego con su inicio y desarrollo. Desde la primera vez que la ví, en aquellos años de adolescente, he sentido una enfermiza curiosidad por mirar hacia las ventanas encendidas, o bien desde mi domicilio o cada vez que voy por la calle. Yo soy un hombre que ama el cine con total intensidad, a veces lo antepongo a mi vida privada, tal vez porque con la magia que desprenden las imágenes, las historias que nos cuentan y la presencia de mis ídolos, evado por momentos los problemas cotidianos de la vida, y me siento como un profesor de la nada, en un mundo en que está invadido de pequeñas partículas que estiran sus brazos, con mirada suplicante para que yo le haga danzar con mis conocimientos, adquiridos en una andadura de casi 50 años. Me estoy preguntando mientras escribo que cómo se puede amar el cine y no haber visto LA VENTANA INDISCRETA, es una película indispensable, y de todas las de Hitchcock, indudablemente la más extraordinaria, porque en mi opinión se basa en un instinto innato que todos tenemos, ¿quién no se ha quedado mirando alguna vez por la ventana embobado? En el caso de esta película, James Stewart, es lo único que hace: mirar. Mira a sus vecinos con fruición, y a veces también con aburrimiento, pues es de lo poco que puede hacer, ya que está convaleciente. Todo el argumento se desarrolla dentro del apartamento del fotógrafo, que de vez en cuando es visitado por su novia, Grace Kelly, maravillosa, y simpática y con su pragmática enfermera Thelma Ritter. Con solo este espacio tan reducido, y la vida de los vecinos vista a través de sus prismáticos  por la ventana del apartamento, Hitchock es capaz de crear de la manera mas coloquial, el suspense más inhóspito, y las situaciones más inesperadas que te hacen atragantarte...Si existe la perfección en el cine, LA VENTANA INDISCRETA es todo un ejemplo, y la recomiendo de corazón, buscadla, verla, disfrutarla, y veréis como no exagero en mis apreciaciones.

 

De nuevo otra obra maestra en mis manos. Una historia con gancho en la que Hitchcock vuelve a demostrar su habilidad como director. Muchas cosas están pasando, todas al mismo tiempo y, aun así, nos parece estar viéndolas todas. No nos perdemos un solo detalle: el caché, la profundidad de campo, el sonido, los movimientos de cámara...todo ello nos permite estar asistiendo a varias situaciones simultáneamente sin necesidad de contemplarlas de forma explícita una por una. Sin darnos cuenta nos convertimos en James Stewart, el cual, nos contagia su obsesión observadora. Es, además, un film en el que podemos rastrear detalles de toda la filmografía anterior y posterior de Hitchcock: La soga, Náufragos, Encadenados, Vértigo , Los pájaros y sobre todo Psicosis. Quien piense que la labor de James Stewart en esta película: curiosear indiscriminadamente por la ventana, puede ser una crítica a esa clase de personas que se pasan el día observando, cotilleando y despedazando la vida ajena, hay que decirles que se equivocan. "La ventana indiscreta" es el ejemplo, el modelo de como curiosear en la vida ajena de otra forma diferente y constructiva. Al principio se comprende que Stewart, al no tener absolutamente nada que hacer y en silla de ruedas, se dedique a cotillear, luego, el siguiente paso lógico para un cotilla estándar sería "mirar por mirar", pero como acostumbra James en los filmes de Hitchcock, empieza a cavilar opciones sobre un crimen, a reflexionar policiacamente sobre el comportamiento y acciones del vecino de enfrente. Prueba de mi teoría del cotilleo constructivo es la frase de la cuidadora del reportero Stewart:

"Nos hemos convertido en una raza de mirones".

Claro queda pues el objetivo que quería transmitir Hitchcock en esta película, al que le apasionaba mirar y observar. La película se desarrolla con una intriga lineal que incrementa cuando Stewart comienza a espiar al vecino sospechoso, aquí el espectador está expectante de que el vecino de enfrente no vaya a elevar la mirada por la ventana y descubrir al observador, pues, la novia de Stewart y la enfermera, que al principio se mostraban recelosas ante los descubrimientos de Stewart, se inmiscuyen en el caso. La trama se intensifica cuando el vecino por fin se da cuenta alzando la mirada de ojos azules y despertando en el espectador un relevante grado de temor, aunque fuera bastante predecible este hecho. Los diálogos del inicio del filme , cuando todavía la trama no se desarrolla, son ingeniosos y fluidos, y las interpretaciones de los actores excelentes, sin atreverme a anteponer uno sobre el otro, los tres están perfectos dentro de sus personajes. De este film se puede decir que es pionera en mostrar en la gran pantalla la dedicación de un sujeto a observar a los demás desde su ventana, alimentándose de los diferentes estilos de vida según cada familia.

 

No quisiera obviar el trabajo de producción que hay detrás de este film, decorados artificiales que recrearon el patio de los edificios donde transcurría la historia en sí, un espectacular techo que poseía más de mil arcos de luces para aparentar que las escenas eran en plena luz del día, 12 departamentos completamente amueblados donde el director poseía un micrófono para controlar cada escena que se filmaba y así tener el control absoluto en la dirección. Como vemos, no había lugar para lo imprevisible, y entonces tenemos como resultado una obra de misterio bien planificada desde las variantes que se van sucediendo, a través de una trama rica en vicisitudes que atrapan al espectador debido a una variedad de personajes que fácilmente atraen por sus características excéntricas, y además ayudado por la idea de que observar la vida privada de las personas es un tema que resulta atractivo intrínsecamente. Es indudable que ante tanta variedad, uno se sienta identificado con algún que otro personaje. El director desnuda las virtudes y las miserias de la raza humana al contar la intimidad de sus personajes que demuestran la realidad, la vida misma dentro de un contexto espacio-temporal determinado. No es objeto de mi análisis comentar cada uno de los perfiles de los personajes, ya que llevaría demasiado y sólo tendría como resultado explicar nada más y nada menos que la conducta humana, así de sencillo, las dificultosas relaciones de pareja, los conflictos comunes que surgen de la interacción de un grupo de personas, etc. Desde un análisis un tanto más subjetivo aún, puedo decir que disfruté de esta película, por sus múltiples méritos, y creo y esto es lo mas importante para cualquier cinéfilo, que mis recuerdos de ella, tanto en mi época juvenil como ahora, en la madurez, me siguen pareciendo claros, porque es un clásico de valor incalculable, donde los adjetivos nadan en plena libertad para que cada uno de los que la visionen por primera vez o los que la revisen para fomentar mas el amor por el cine, puedan ponerlos en su lugar adecuado.
 

 

LA VENTANA INDISCRETA, en manos de cualquier otro director, se habría quedado en un mero telefilme intrascendente. Pero Hitchcock es Hitchcock y esas primeras secuencias de pareja entre James Stewart y Grace Kelly dan paso a lo que de verdad interesa: La trama. Lo que siempre mas me interesó fué el comienzo, hasta donde verdaderamente se vislumbra la intriga y el suspense, fue esa sensacional panorámica en la que se contextualiza lo que vamos a ver. Pocas veces el tópico de "una imagen vale más que mil palabras" ha tenido tanto sentido. En una sola toma Hitchcock nos deja claro el sofocante calor que obliga a la gente a abrir sus ventanas y, como consecuencia, a ser susceptibles de ser vistos; nos muestra que el barrio en el que ocurren los hechos pertenece a uno de clase media, a uno de esos bloques de edificios donde cualquiera de nosotros podría vivir alquilado. Observamos a esos personajes que nos resumen el status social de los vecinos: El compositor, la solitaria soltera, los fogosos novios, el matrimonio propietario del perrito que duerme en la terraza, la tentadora bailarina de ballet a quien espiar era excitante, por supuesto, al gusto del director y, lógicamente, el que será el centro de la investigación del fotógrafo al que da vida James Stewart: El viajante, sospechoso de haber asesinado y descuartizado a su esposa inválida. Poco a poco los demás inquilinos, sin ser olvidados, quedan en un plano secundario y Hitchcock envía un mensaje oculto al espectador: "Todos somos curiosos por naturaleza, incluso quien niega tal evidencia". La prueba la tenemos en que tanto la novia como la enfermera de L.B. Jeffries, contrarias al principio a ese particular divertimento a causa de su situación de inmovilidad, se convierten después en las detectives que él, por razones obvias, no puede ser. Y es que, ¿quién en su vida no ha sentido curiosidad al oír un ruido en el rellano de la escalera, o el murmullo de una conversación tras la pared?

 

Me tengo por un observador compulsivo, me gusta mirar la ventana de enfrente, ver como reacciona la gente cuando no se saben observados. En esto confieso que mas del ochenta por ciento lleva una carga sexual, me excita me transforma y mis instintos ocultos forman figuras y fantasías. El maestro al rodar la película confesó algo similar a lo que acabo de decir, es gratificante que un genio como él coincida en algo tan simple conmigo, pero es tan humano como salir de madrugada por las calles de mi ciudad en busca de ese encuentro furtivo. A esto le llamo: caminar hacia Manderley en busca de la felicidad. 

(

Esta película es una Obra Maestra que el director británico nos regaló, Hitchcock tocó una de las cimas creativas del Séptimo Arte con este magnífico film, además fue unos de sus mayores éxitos de taquilla. Hitchcock, basado en una novela corta de Cornell Woolrich, ‘It had to be murder’, creó un magnífico fresco voyeurista de la sociedad de mediados de siglo pasado, tiene la particularidad de que toda la acción es vista desde el apartamento de Jeff, es su estático punto de vista lo que tenemos, un ejercicio de estilo propio de un valiente, como en ‘Náufragos’ o ‘La soga’, el maestro se auto impone la dificultad de hacer ágil un único escenario, hace que nos sintamos unos mirones como Jeff, la impresión de subjetividad es tremenda, a ello ayuda el recurso de que solo se oyen los sonidos ambientales, no hay más música, la de Franz Waxman, que la de los títulos de crédito, el resto de lo que se oye es dietético así aparecen temas de Bing Crosby, Nat King Cole o Dean Martin, escuchadas a través de la radio, así como temas tocados por el pianista. Hitchcock crea un microcosmos de personajes e historias contadas de modo prodigioso en lo que se asemeja a una multipantalla de cine mudo, del que manan relatos que sobre todo reflejan las dificultades de las relaciones humanas, una bella bailarina asediada por pretendientes, una solitaria mujer de mediana edad que anhela encontrar su amor, un melancólico compositor, una pareja recién casada y por supuesto la propia del protagonista, un tipo al que le cuesta atarse y solo parece que la insistencia de su amada pudiera hacer llegar a buen puerto su relación. La historia posee un poder de fascinación portentoso, consigue armar un juego de espejos ingenioso, el espectador observa al protagonista que a su vez espía a sus vecinos, otro espejo es el del piso de Lars, Jeff espía a este que cuida de su inválida esposa, y al contrario él es el minusválido que es atendido por su pareja. Se combinan equilibradamente el melodrama, el suspense, el misterio, el Thriller, el romanticismo, el terror, aderezado con deliciosas dosis de humor, espléndida la escena en que Tom visita Jeff y mientras este le cuenta las indagaciones hechas mira un bolso del que sale ropa de cama de mujer, las miradas entre los dos son de una picardía sublime, ello en un in crescendo de intriga frenético, nunca tenemos más información que Jeff, salvo en una escena que duerme, nunca llegamos a saber si son imaginaciones de Jeff o no. El maestro salpica su Obra Maestra de escenas magistrales, solo propias de su genio, terrorífica la que sucede cuando hayan un perrito muerto en el patio, la dueña grita, desesperados, todos salen a los balcones y ventanas, todos no, Lars Thorwald tiene su vivienda a oscuras pero de su ventana abierta se vislumbra un cigarro encendido y su humo, soberbia Lisa registrando el piso de Lars mientras Jeff vigila. Los actores son otro de los grandes pilares, James Stewart hace una labor sobresaliente, transmitiendo sentimientos, Grace Kelly en su primera colaboración con Alfred destila belleza y delicadeza, y por supuesto la roba escenas Thelma Ritter con un carisma y personalidad arrolladora. Hitchcock pretendía rodar en escenarios naturales de Nueva York, pero las dificultades de iluminación llevó a la Paramount a crear el mayor decorado construido por ella, 31 apartamentos a escala real, una dirección ficticia en Manhattan, la fotografía de Robert Burks. Todo crea una noche americana etérea, sobresaliente. Como curiosidad Hitchcock parece en el minuto 26 poniendo en hora un reloj en la vivienda del compositor mientras este toca el piano. Hay que concederle la licencia de que un tipo espiando todo el día con prismáticos, sin esconderse y que nadie se de cuenta, es extraño, pero es una gota de agua en el océano del acierto. Como curiosidad el film cierra con la canción original "Lisa" compuesta a lo largo del metraje por el vecino pianista.

 

 

Al rey del suspense se le llamó así y bien merecido, porque es uno de los directores de cine más importantes que haya existido, como lo demuestra sobre todo en este film, donde tiene un increíble dominio de la técnica, de las situaciones, del misterio y los finales emblemáticos. Aquí no todo se centra en una habitación sino en varias habitaciones de un edificio observadas por un vecino aburrido, posado en una silla de ruedas. La primera cosa que quiero destacar es como Hitchcock es capaz de narrar no solamente una historia sino la de todos los vecinos a través de unos prismáticos. El film es tan grandioso que no solamente nos interesaremos por su protagonista o por el asesino que mata a su mujer, sino también por las vidas paralelas que nos abre en diferentes ventanales, consiguiendo una genial ambientación de barrio, el sonido de la calle, del edificio, la luz consigue crear un ambiente único y real para sentirnos integrados en la escena, es como ver la representación de un gran clásico del teatro, pero en una pantalla. Otra de la cosas que me enamoraron de LA VENTANA INDISCRETA. es su fantástico guión, pues una vez más sabemos que algo ha pasado y supones quien ha podido ser pero la trama nos mantiene en tensión hasta el final, por esa razón de le puso "el maestro del suspense", aquí nos lo demuestra. El reparto es muy acertado y estudiado al máximo, resulta difícil crear momentos de tensión en los actores cuando estos no hablan sino que simplemente observan y aquí James Stewart se reafirma como uno de los grandes una vez más, al dejar traslucir la auténtica tensión en esos momentos en los que solamente mira.
Mas que acertados son también los momentos en los que la película no solo se centra en el suspense sino en la relación entre los personajes, relación amorosa y otros como el amigo y la criada, presencias antológicas que dotan al film de un sólido toque humano. Cuánto deberían aprender los directores de hoy, ya que no es necesario derramar litros de sangre o matar a medio país para conseguir una película de auténtica tensión, Hitchcock lo consigue, sin necesidad de derramar una sola gota de sangre, ahí está su genialidad.
 

Puedo decir con total conocimiento de causa que se trata de una piaza de culto y una de las mejores películas de suspense que se han hecho nunca...todo un prodigio técnico. Pero sobre todo y es en lo que me quiero centrar, es un film de sensaciones pesimistas del director sobre como está montado el mundo. Un mundo de competitividad, de inhumanidad, acrecentador de lucha entre sexos y finalmente creador de máscaras que nos impiden ser nosotros mismos, por aparentar lo que no somos, y no sentirnos fuera del juego de la vida, para finalmente sentirnos recluídos en nuestras prisiones particulares, que son nuestros hogares. Triste panorama.

- "Deberíamos dejar de mirar a los demás a través de sus ventanas, para centrarnos en nuestras grises y tristes vidas" dice Thelma Ritter a James Stewart en una de las escenas del principio.

Cuando digo mundo masculinizado, quiero mostradlo como creo que lo veía Hitchcock, un mundo que oprime tanto al hombre como a la mujer, creando la distancia entre ambos y no pudiendo nunca entenderse. Hitchcock era un hombre soñador y romántico, pero sabia tristemente como era la sociedad en la que vivió. Los hombres se sienten castrados (escayola de Jeffries, que le impide moverse con normalidad) por la sensación que les da el sentirse atado a una sola mujer por un papel y por lo que obligan las convenciones sociales. En cuanto a las mujeres, se mueven mediante argucias y juegos no sinceros, para seducir a un hombre y finalmente poseerlo, para poder tener un bienestar social que le es necesario. Hay críticos que viendo la película superficialmente, tacharon de misógino a Hitchcock. Pero yo creo todo lo contrario. A Hitchcock le encantaría vivir en un mundo más femenino, delicado y sensible. La presentación de Grace Kelly, es un prodigio romántico e imposible de realizar por un misógino radical, Hitchcock critica en realidad al ser humano moderno, sus miedos, su poca valentía e hipocresías. Creo que la dualidad entre Hitchcock y Jeffreis, es más que probable. Hay muchas secuencias a través de las diferentes ventanas del vecindario y no solo en la del misterioso Thorwald, en la que se demuestra que los personajes no son nada felices, en esa jaula que es el matrimonio.

 

 

Finalmente y aparte de elogiar la fotografía de Burks, con las diferentes tonalidades según pasan las horas del día y de la noche, la música jazzistica que se oía probablemente en el Greenwich Village de la época, de Waxman, escasa pero clarificadora en cada situación y en cada momento clave, el vestuario de Edith Head, y destaco sobre todo el guión de Hayes, lleno de agilidad, ritmo, diálogos efectivos, y ese humor fino e irónico que impregna cada película de Hitchcock y más en esta. Y un último detalle, film moderno:

- "Si el presidente de la General Motors va más de 10 veces al baño al día, el mundo está a punto de estallar"-  Dice Thelma Ritter, y que es una realidad asombrosa 60 años después de su estreno.

Sin la menor duda, LA VENTANA INDISCRETA, el de lo mejor de Sir Alfred Hitchcock. Su ingenio a mi siempre me ha enamorado, y como buen enamorado y llevándolo al terreno cinematográfico, la labor de Hitchcock demuestra el porqué de su inmortalidad. La ejecución de la trama en la pantalla es impecable, la manera en la que se domina el ritmo y el suspense de la historia es magistral y eso solo lo han conseguido los grandes del Séptimo Arte. Sobre el papel es difícil de creer que una película que se rueda en un patio de vecinos resulte tan sorprendente, Ahí esta el secreto muy bien guardado de su director, por el que han caído los mas grandes adjetivos y también, no lo olvidemos, las obsesiones mas obscenas sobre su persona y de las que se hacia eco toda la prensa de la época..¿verdad? ¿mentira?, yo me lo pregunto, y mi respuesta es la siguiente: ¿acaso importa el color de unas sabanas, o las fantasías de quien las arruga?.. si esa es la vida, si eso es darle libertad a los sentidos, que puede importarnos cómo maneja sus acciones un maestro del gran cine.

Grace Kelly siempre la he admirado como figura de elegancia, de un estilo poco común en la pantalla de aquellos años, indudablemente era la musa por excelencia de Hitchcock, pero carecía de un registro de actriz, pertenecía a esa serie de actrices que destacaban, pero no trasmitían, en LA VENTANA INDISCRETA Y ALTA SOCIEDAD demostró ser mucho mas que un cuerpo de mujer, tuvo escenas notables, pero pocas....En cambio y para restar levemente mi critica a una mujer que conquistó un Principado, debo resaltar su labor mas que sobresaliente de LA ANGUSTIA DE VIVIR, ahí me dejo desorientado, y me he preguntado siempre, que como una actriz que recibió el oscar a la mejor interpretación por este film, podía haber hecho aquellas películas, obras en si dignas y estimulantes, pero donde sus dotes de actriz eran mas propios de una pasarela de la moda.


Uno de los puntos fuertes de la película es el ángulo que se elige para contarla. La necesidad de estar en activo otra vez es lo que le lleva a escudriñar el universo que tiene delante de su ventana buscando lo que no tiene, noticias, acción. La caracterización psicológica del personaje es mas que acertada, su tensión, su nerviosismo, sus ganas de que todo pase, hacen de él un candidato idóneo para ser centro de la acción. Ahí es determinante, también, el papel que juega su novia, Lisa. El aburrimiento y la tensión de Jeffries, le lleva a sospechar de su vida en común con Lisa y esto también está en juego en la película. Esos aspectos secundarios del guión están muy bien hilvanados con el principal para que mutuamente se retroalimenten. Uno de los aspectos de los que no me canso de esta película es observar cómo, a partir de unos breves planos se erigen mundos en cada uno de los apartamentos. Esos mundos son conjuntos cerrados en sí mismos. La película se encarga de demostrar que existen vasos comunicantes entre ellos y más que conjuntos cerrados acaban siendo diagramas de Venn, utilizando un símil matemático. Hay escenas en las que la conexión o la falta de ella están muy presentes. Los momentos de comedia que tiene el largo aligeran el peso y produce una sintonía entre géneros diversos difícil de conseguir.
James Stewart dota a su personaje de elementos necesarios para ser todo un lujo de interpretación... Una joya en definitiva. El maestro volvió a pedir prestada a Grace para “La ventana indiscreta”. Grace estuvo en su papel y según los críticos, de los que yo difiero, esta película la convirtió en estrella, imponiendo su encanto al margen de la opulencia que estaba en auge, Kelly atraía a hombres y mujeres por igual, admirábamos su elegancia, pero admitíamos su mediocridad como actriz hasta que hizo LA ANGUSTIA DE VIVIR. La película obtuvo cuatro nominaciones al premio de la academia como director, guión adaptado, fotografía y sonido.

 


Esta sería la primera de cuatro colaboraciones que tendría james Stewart con el afamado director.


Cómo siempre la diseñadora Edith Head hace un gran despliegue de su talento y quien mejor que la propia Grace para exhibir todo el glamur y elegancia.


Preservada desde 1997, en el National Film Registry de la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos, por ser considerada “cultural, histórica, o estéticamente significativa”. Que viva el buen cine. Tal es la genialidad de la película, de sus personajes y la manera de darnos la historia que incluso te sientes parte de esa comunidad variopinta de vecinos. Esas ganas de que a James no le pase nada, y menos en el estado en que está, esos nervios que sentimos por Grace Kelly o los nervios por el comportamiento del pobre perrito.. Todo es suspense, intriga tras intriga, provocándonos curiosidad mezclada con ese miedo al descubrir lo que no tendríamos que haber presenciado.

Ya no se ven películas así, con una historia tan genial, con un desarrollo que mantiene al espectador enganchado desde que empieza  e interpretaciones sobresalientes

Obra maestra del cine sin ninguna duda, película que parte de una trama en apariencia sencilla pero con mucha riqueza y variados matices. La posible lista de defectos de está película, para mí, es inexistente; mientras la lista de virtudes es inmensa. Empezando por las espléndidas interpretaciones de los secundarios: Ritter y Raymond Burr,  sus diálogos, su fotografía, su banda sonora, su tratamiento de la intriga, su manejo del espacio cerrado, la relación entre los personajes,...Hitchcock logra que estemos pegados al sillón hasta el último instante en un film que ha aguantado como ninguno el paso del tiempo y que se ha convertido en referente, en pieza de culto y una de las mejores del director mas controvertido, difícil, pero genial de toda la amplia Historia del Cine: el gran Hitchcock. El maestro nos tiene acostumbrados a deleitarnos con películas, a las que yo considero imprescindibles en su filmografía, como son: PSICOSIS, VÉRTIGO, LOS PÁJAROS, YO CONFIESO y TESTIGO DE CARGO. En estos momentos de mi vida como cinéfilo debo reconocer que me abrió una sensacional ventana a ritmo de intriga con LA VENTANA INDISCRETA, es la contemplación del variado y dinámico mundo de los seres anónimos, escenificado en una pintoresca vecindad que se muestra ante nuestros ojos. mostrando una sociedad fisgona más pendiente de las acciones vecinas que de las propias. Aún excediéndose en el tiempo hasta que ocurren hechos interesantes, las secuencias se suceden con total agilidad e ingenio para dejarnos intrigados sobre los sospechosos movimientos de un vecino, sin discernir si es fruto de la paranoia de un aburrido Jeff, o se trata del asesinato de una mujer. Desborde de talento centrado en una narración visual, parsimoniosa y sutil ayudada por una música preciosista, centrándose en imágenes increíbles, mientras dilucida el mundo de las relaciones. Una vez mas quiero destacar la capacidad de mantenernos pegados a la pantalla, que sirve de habitación, actores con gancho para hilar una historia absorbente, elegante y muy original en sus formas, enfocada subjetivamente con planos constantes de los ventanales vecinos vistos en primera persona.
 

 


El final convencional nos deja un encuentro entre el presunto asesino y Jeff con un silencio y un juego de sombras estremecedor. El estilo narrativo, su elegancia, originalidad, montaje, iluminación y recursos técnicos la convierten en todo un ejemplo de como hacer cine, espejo para adelantados futuros directores. Film de culto total y una obra maestra de la magnitud de las Pirámides de Egipto.