ENVIAR COMENTARIOS

 

cineparaiso2@gmail.com

 

VISITAS

 

 

 

 

SONRISAS Y LÁGRIMAS

de

Robert Wise

 

 

 

Esta película está considerada como la madre de todos los musicales, de sus raíces han partido grandes nombres del cine, obras de culto y su recuerdo persiste en la mente de todo amante del séptimo arte. Su realización es todo un hito histórico, plagado de anécdotas, secuencias de un colorido espectacular, como por ejemplo ese vuelo de cámara a través del cielo para enfocar a una Julie Andrews en plena facultades de su incomparable voz. Ahí ya sentimos en nuestras carnes que vamos a introducirnos en la propia raíz... Si Lo que el viento se llevo es el afluente donde han bebido grandes títulos, Sonrisas y Lágrimas, es el escenario apropiado para que plasmar en cine, la labor de Robert Wise, que basándose en "The Sound Of Music" de Broadway y con un coste de 8 M. $, fue producida por el propio director y Samuel Chaplin. Obtuvo 10 nominaciones a los Oscar y ganó 5, a la mejor película, mejor director, mejor montaje, y a su inigualable banda sonora .

 

 

La acción tiene lugar en Salzburgo y alrededores, en 1930-38. Narra la historia de María von Kuntschera, vienesa, aspirante a novicia en la Abadía de Nonnberg. La madre abadesa le aconseja un período de reflexión y le proporciona un trabajo como institutriz de los hijos del barón Georg Ritter von Trapp, patriota austriaco, capitán de la Armada, viudo desde hace 7 años y enamorado de una aristócrata. La película glosa la fuerza de la música para trasmitir emociones capaces de influir en la vida. Con ella María gana la simpatía de los niños, adquiere la autoridad necesaria para gobernarlos, motiva su aplicación al estudio, transforma la severidad del padre en complicidad con los hijos... Además, la película exalta los valores de la familia como unidad de convivencia, educación, ayuda, superación personal y como fuente de fortaleza para apuestas arriesgadas. Roza entre las películas familiares como "Mary Poppins"... Son escenas memorables, el travelling inicial, como he mencionado al comienzo, en helicóptero de aproximación desde lo lejos a María que canta "The Sound Of Music", el sabotaje de las monjas, la emoción entrecortada del padre cuando canta "Edelweiss", que salva gracias a la ayuda de María y, después, de todos los hijos, el paseo en galera por Salzburgo de María y los niños, la firmeza del padre frente a los colaboracionistas nazis en la fiesta que María y él ofrecen a sus invitados.

 

La música contiene canciones coloristas y emotivas como "Climb Every Mountain", "Maria", "Sixteen Going On Seventeen", "Do, re, mi"... La fotografía se sirve del paisaje austriaco, de edificios históricos como los palacios Leopoldskron, Frohnburg, Mirabell y otros, en una narración visual de gran belleza. El guión,  se basa en el libreto del musical de Brodway. La interpretación de Julie Andrews es mucho mas que excelente. Plummer disimula con profesionalidad la incomodidad con un papel que no es de su agrado. La dirección justifica la melosidad y los toques de color asimilando la historia. En resumen un film optimista y alegre. Es el musical de mayor éxito popular en toda la historia del cine.

 

Siempre he considerado Sonrisas y Lágrimas como anterior a todos los musicales. Estamos ante una película sorprendente, brillante y emocionante. Es un film por el que nunca pasa el tiempo, parece haber sido hecha para todas las generaciones, para grandes y pequeños y nunca defrauda. Todo en esta película es destacable, las fabulosas interpretaciones de los protagonistas, en especial de Julie Andrews, y de los niños, de los cuales destaco la madura interpretación de Charmina Carr. El guión y la historia enganchan de principio a fin... Se habla de la vocación, de la felicidad, del amor, de la familia, de la unidad, de las personas... La banda sonora ha pasado como una de las mejores de la historia del cine, una música que no deja de ser referencia de muchas bandas sonoras y que también hoy siguen al día. La dirección es magnifica y aprovecho este articulo para rendirle el merecidísimo homenaje a Robert Wise. La dirección demuestra su perfecto conocimiento del género musical, comedia y dramático. Es demasiado grandiosa como para acabar de definirla, siempre que la veo me aporta cosas nuevas. Una de las escenas más conmovedoras es la de María con la madre superiora, donde aparece uno de los muchos mensajes de esta película; escalar el ideal, encontrar el sueño. Una película totalmente imprescindible y que ya forma parte de nuestras vidas. Estamos ante algo realmente extraordinario y una verdadera obra maestra del cine. Sonrisas y Lagrimas la ví cuando era adolescente y aún hoy la sigo admirando pues el tiempo nunca pasa por ella. Todo en ella está al día y define claramente la VERDADERA FELICIDAD en la vida, en las buenas costumbres, en la pureza de los sentimientos, en la verdadera Vocación, como le explica la Madre Abadesa en una escena realmente clara y bella.:

 

-" Se pueden escalar montañas para conseguir el verdadero anhelo y soñar con la Vida, pero Dios me hace ver que si no la encuentras, siempre te queda volver a esta Casa para encontrarla."-

 

 

 

Una película que para mí me llena realmente... en especial la Música, los bellos paisajes de Austria, sus protagonistas, las buenas costumbres y el Amor que está bellamente clarificado. Tengo dos versiones: la Versión original ( cantada en ingles ) y la Versión en español, junto con la Banda Sonora y cuyas canciones tan bellas ensalzan el ánimo y afloran los verdaderos sentimientos y a la belleza de la sencillez. Un film para cinéfilos exigentes y amantes del genero musical. La película está basada precisamente en el musical de Broadway que luego adaptó Ernest Lehman para la pantalla grande. A Lehman le debemos entre otros los guiones de: SABRINA, EL REY Y YO, MARCADO POR EL ODIO, CHANTEJE EN BROADWAY, CON LA MUERTE EN LOS TALONES, WEST SIDE STORY, ¿QUIEN TEME A VIRGINIA WOOLF? y HELLO DOLLY. El director favorito para dirigirla fue siempre Robert Wise, aunque no resultó fácil convencerle, e incluso llegaron a ofrecérsela a William Wyler y también a Billy Wilder. En cuanto a Christopher Plummer, mucho menos expresivo y natural que Andrews, tuvo también un oponente en Dean Martin, aunque este último no convenció y fue desestimado. Realmente mayúsculo fue el enfado de Christopher Plummer cuando se enteró de que iba a ser doblado en las canciones. En fin.... se trata de una obra maestra. Divierte, entretiene y te hace completamente feliz.

 

 

 

 

Algunas anécdotas del rodaje:

 

- Kym Karath (la niña pequeña, empezó a perder los dientes durante el rodaje, así que como no se podía esperar a que le saliera una nueva dentadura, completó la película con una dentadura postiza para que no se viera afectada la continuidad del film.

 

- Robert Wise dijo lo siguiente de Julie Andrews: "Julie fue perfecta, siempre mostró cariño y comprensión con los niños, se distinguía por su buen humor. Pisaba tierra firme, era simpática y natural. Es una gran profesional y trabajó duramente".

 

- Con un coste total de 8 millones de dólares, 1 millón más de lo presupuestado, obtuvo en 4 años unos beneficios totales de 115 millones de dólares.

 

- El sueldo de Julie Andrews fue de 225,000 dólares, mientras que Wise y Chaplin se llevaron el 10% de los beneficios.

 

- Para el festival de Salzburgo se utilizaron aproximadamente 2000 extras.

 

 

 

Es una película musical perfecta. La exquisita música de Richard Rodgers & Oscar Hammerstein II nos ha dejado temas inolvidables como, "Edelweiss" y el título que da nombre al filme, "The sound of music". Si uno relaciona el título con el relato podría esperar un nombre más específico que hiciera referencia al argumento. Pero uno comprende a qué se refiere en los primeros planos, cuando se escucha la voz de Julie Andrews....y es ella la queda eternizada como María Von Trapp regalándole a su personaje un rostro bello y la voz más dulce, con su característico estilo que parece estirar las notas delicadamente. Si bien el tratamiento del guión respeta los condimentos del musical tradicional y está dirigido a la familia tiene suficiente potencia para hacer una crítica al nazismo y destacar los ideales del amor a la patria. Christopher Plummer interpreta al Capitán Von Trapp con el equilibrio necesario para mostrarlo como un hombre estricto y decepcionado, pero al mismo tiempo sensible y bueno, sin perder su condición de galán. Richard Haydn, el tío Max, tiene el estilo físico que requiere el personaje, no podría estar mejor elegido para este papel secundario e importante en la trama. Eleanor Parker no cae en los esteriotipos de la contrafigura, superficialidad y la inteligencia de la Baronesa con un desempeño preciso y refinado. Me permito recomendar la edición de su aniversario que contiene interesantes comentarios, documentales, e información renovada de este irrepetible film que consigue evadirnos y transportarnos al mágico mundo de la infancia donde nos espera una institutriz capaz de transformarse en una madre, la cual nos quita las penas invadiéndonos el alma con el sonido de su voz.... con el sonido de la música.

 

 

 

Homenajeada en la pasada edición de los Oscar y coetánea de otros grandes títulos como ‘Doctor Zhivago’ y ‘Repulsión’, ‘The Sound of Music’, como se tituló en su versión original, entra en la cincuentena tan fresca como el primer día y con un buen número de anécdotas del rodaje, del casting y singularidades varias que harán las delicias de los cinéfilos. No fue una mala noche la de aquellos Oscar de hace cincuenta años para 'Sonrisas y lágrimas'. Nominada en diez categorías y no habiéndose llevado ninguna estatuilla sus actores, la película dirigida por Robert Wise se alzó con cinco premios. 

 

 La verdadera familia Von Trapp

 

La familia Von Trapp existió en la realidad. El matrimonio tuvo tres hijos, que sumados a los siete del primer matrimonio del capitán, hicieron un total de diez. Cuentan que, la María original no era tan amable como se la pinta en la película ni él tan estricto como nos hizo creer Wise. Su afición al canto era previa a la llegada de María, aunque ella les animo a cultivarla aún más. Sobre todo cuando la familia afrontó sus problemas económicos como consecuencia de la Gran Depresión dando conciertos.

 

 Diferencias entre realidad y ficción

 

Aunque son varias las licencias que se tomó Robert Wise para la dramatización de la historia, una de las más llamativas es el hecho de que la familia no huyese a través de las montañas como se cuenta en la película. En realidad viajaron tranquilamente en tren a Italia y de allí se fueron a Londres para después dar el salto a Estados Unidos donde tenían contratada una gira. Además, aunque la película comienza en 1938, en realidad María se convirtió en la segunda señora de la casa en 1927.

 

Curiosidades

 

Christopher Plummer ha renegado en varias ocasiones de la película y de su personaje. Tan asqueado estaba con la historia, que se dio a la bebida para soportarlo. Él mismo ha contado que durante la escena del festival no estaba precisamente sereno. ¿Qué hacían el resto entre toma y toma? Julie Andrews les cantaba ‘Supercalifragilisticexpialidocious’ a los niños para mantenerlos entretenidos. ‘Sonrisas y lágrimas’ es la tercera película más taquillera de la historia. Según los datos ajustados del portal especializado Box Office Mojo, el musical de la familia Von Trapp cierra el ranking de ganancias por detrás de ‘Lo que el viento se llevó’ y ‘La guerra de las galaxias’. Lo más sonado es el de la verdadera María, que aparece entre sombras bajo un arco en el primer viaje de Julie Andrews. Como curiosidad, existe otro que sirvió para solventar el error. Al parecer, en la escena de la boda se les olvidó que necesitarían a alguien que la oficiase y llamaron al obispo de Salzburgo, que es el que aparece en la escena.

 

 

 El casting alternativo

 

Como ocurre en todas las películas, hubo varios actores que fueron y estuvieron en el punto de mira para participar en ‘Sonrisas y lágrimas’ y al final no se sumaron al proyecto. Por ejemplo, Grace Kelly estuvo cerca de interpretar a la Baronesa, pero coincidió con su retirada del cine para casarse con el Príncipe Rainiero. Para el papel de Liesl se tuvo en cuenta a Mia Farrow y Geraldine Chaplin, y a. Fred Astaire para reencarnar a Max. El papel del Capitán finalmente lo interpretó Christopher Plummer, pero tuvo dos candidatos: Sean Connery y Richard Burton. El personaje de María, por el contrario, siempre fue de Julie Andrews. Al menos para Robert Wise, quien nunca pensó en otra actriz. No así William Wylder, que se iba a encargar de la dirección en principio y tenía en mente como protagonista a Audrey Hepburn.

 

 

Un film como "Sonrisas y lágrimas" nunca se olvida, bien por su colorido, su historia, el nazismo de fondo y su excepcional banda sonora. Es una película para emocionarse, para reír, para llorar, para sentir. Apunto una cosa muy importante y es que a pesar de sus casi tres horas de duración, la película no aburre en absoluto... Las interpretaciones de todos son geniales: las de los niños, Christopher Plummer como el capitán, Eleanor Parker como contrapunto, Peggy Wood como la encantadora y buena madre superiora y Julie Andrews creando otro personaje tan entrañable como Camelot y My Fair Lady en el teatro o Mary Poppins en la pantalla. La fotografía, la decoración, todo es espectacular. Sin lugar a dudas "Sonrisas y lágrimas" merece un apartado en la historia como así mismo un lugar en nuestros corazones.

 

 

La gala de los Oscar 2015 dejó un sabor agridulce a las personas que la vieron, habiendo un sentimiento contradictorio, ya que en gran parte la gala no entusiasmo pero sí que dejó momentos muy brillantes. Uno de ellos, sin duda, fue el tributo musical que realizó la cantante Lady Gaga al subirse al escenario para interpretar un medley de 'Sonrisas y lágrimas' por su 50º aniversario. El momento llegó a la cúspide cuando la actriz Julie Andrews, la cual protagonizó e interpretó las canciones de la película original, se subió al escenario, fundiéndose en un abrazo con la cantante y dando muestra de la emoción que le había transmitido durante la actuación. Este gesto fue muy comentado y fue declarado como uno de los momentos más fascinantes de la noche. Hay que recordar que Andrews fue nominada al Oscar por este papel, un año después de ganar por 'Mary Poppins', por lo que es normal que este film hubiera marcado a la actriz. Según recogió el portal Cinema Blend, la actriz declaró a la revista People:

 

-“ Creo que eso es algo realmente maravilloso de hacer. Como dicen en Hollywood: "Ella apuntó bien alto"-.

 

 

 

No puedo olvidarme del gran Robert Wise, su director, quien fue capaz de recoger una historia real tan conmovedora y convertirla en parte de la vida de millones de personas que han disfrutado y siguen haciéndolo. Robert Wise, demuestra, su perfecto conocimiento sobre el género musical, la comedia y el drama. Todos esos elementos, se unen a un ingrediente fundamental: la localización de la película en Salzburgo, ciudad de la música y ciudad natal de Mozart, que nos regala unas vistas irrepetibles y como han cuidado todo hasta el más mínimo detalle. Esta película me acompañó mucho en mi adolescencia, y por ver una y otra vez a la familia von Trapp y esos paisajes de Austria en los que me gustaría vivir alguna vez. Aún hoy en día, cuando quiero recordar, me siento en el salón y veo de nuevo esta película, dejándome llevar por la candidez de María, las travesuras de los niños y la picaresca del tío. Algunos críticos, los menos, la tildaron de pueril... Pero lo que si es cierto, es que con esta película debemos darnos la oportunidad de salir de nuestra armadura de adulto para visionarla sin más pretensiones que disfrutar de las cosas sencillas. A pesar de todo, Sonrisas y Lágrimas me parece un espléndido musical que va directo al corazón Sin duda, uno de los más grandes musicales que ha dado el cine. Julie Andrews borda su papel de institutriz adicta a la música y no desentona tampoco como monja advenediza; los niños son un poquito repelentes pero se les perdona porque al fin y al cabo son el alma de la cinta. Tiene la película un trasfondo político bastante serio pero pasa casi inadvertido ante el suntuoso despliegue de buena música y de amorosas escenas familiares. La historia de amor es creíble y nos emocionamos cuando vemos la suntuosidad de la boda. Yo pienso que esto es CINE CON MAYÚSCULAS; nunca me cansaré de ver esta fábula tan humana. Sin duda merece ser considerada como algo más que tres horas de entretenimiento musical. Una obra de arte y una referencia máxima dentro del género de los grandes musicales. No hace falta decir nada más, las canciones y las imágenes hablan por sí solas en este hito cinematográfico. La película posee ese incuestionable poder evocador de la infancia que ha salvado el obstáculo de los años. Da igual cuando fuera realizada; esta aventura familiar perdura en la memoria de generaciones porque guarda un gran tesoro, el apego a los seres queridos, la esperanza por encima de todas las sombras; de saber que siempre habrá un padre y una madre que te protejan, y de que tu función en el mundo es, por encima de todas las cosas, ser feliz. Eso es lo que consiguió, y seguirá consiguiendo, esta película – paradigma del cine grande de toda la vida: maravillosos paisajes, una música que ha sobrepasado fronteras y la historia de una familia cuyo destino es tan sencillo como amarse por encima de todas las cosas.

 

Como el amor, la flor del edelweiss espera en algún lugar recóndito y prácticamente inaccesible a que alguien la descubra. Yo la encontré hace muchos años y se ha quedado conmigo, es toda una maravilla.....Le considero uno de los mejores musicales. Como fondo Austria bajo el asedio alemán. La anexión al III Reich era inminente. Por poco patriota que uno sea, cuando un vecino trastornado quiere entrar en nuestra casa, no le vamos a dejar el camino libre para que cometa el asalto. Cuando se siente amenazada la tierra en la que uno habita, la gente busca sus rasgos de identidad comunal, a los que aferrarse para no perder su noción de todo lo que nos es querido y conocido. Los Von Trapp se agarrarán a su mundo adorado al borde de un lago de ensueño, a ese pedazo de Austria que aman y que siempre llevarán consigo, gracias a la huella indeleble de esos sonidos armoniosos y esas letras que atraviesan con más fuerza que las balas.

 

 

Mis felicitaciones a Robert Wise, allá donde esté, pues con su maestría consigue atraparme, emocionarme y fascinarme cada vez que la veo y cuando me pregunto ¿a qué se debe esto? creo que las razones sobran….

 

 

 

 

ES UNA OBRA MAESTRA SE MIRE POR DONDE SE MIRE.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

JULIE ANDREWS Y SUS PROBLEMAS CON SU VOZ.

 

 

Debido a una operación fallida en las cuerdas vocales a la que la actriz británica se sometió en 1997, no volverá a cantar. Julie ha confesado que no podrá debido a una operación en sus cuerdas vocales. Según recogió el «Daily Mail», la intérprete, poseedora de una portentosa voz, ha asegurado que, pese a sus esfuerzos, la intervención quirúrgica a la que se sometió ha dañado de forma permanente sus cuerdas vocales. Con una franqueza admirable, dijo que la operación la «dejó sin voz» y reveló que ahora sólo puede aspirar a las notas más graves. La artista británica, que debutó en Broadway a los 19 años, se vio obligada a pasar por el quirófano para eliminar unos nódulos benignos que tenía en la garganta. El procedimiento falló y dejó a Andrews devastada, al saber que no podría volver a cantar de forma profesional, por lo que decidió demandar al cirujano de Nueva York que llevó a cabo la operación, aunque después alcanzaron un acuerdo. En una entrevista, la actriz y cantante dijo que aún puede hablar «bastante bien», pero que su rango vocal ha quedado limitado. En los últimos años, Andrews apenas ha cantado en público, a excepción de un concierto que ofreció en Londres en 2010, ella misma aunque se refirió a dicha actuación como a «hablar cantando». En cambio, ha comenzado a narrar libros y ha dirigido la adaptación teatral de uno de ellos. «El gran musical americano», sobre un grupo de ratones que vive debajo de un escenario. Andrews dijo que, al no ser capaz de cantar, debía encontrar un «modo diferente» de usar su voz. Finalmente, parafraseando a su personaje de María en «Sonrisas y lágrimas», aseguró: «Cuando una puerta se cierra otra ventana se abre».

 

 

 

 

 

 

 

UNA IMAGEN DEL HISTÓRICO MOMENTO EN LA ENTREGA DE LOS OSCARS 2015

 

 

 

 

Pese a los elogios de Andrews, también la actriz mencionó que no se vio impresionada por la capacidad vocal de Gaga, sino más bien por su comportamiento en el escenario. Lo que más sorprendió fue que no realizase un número estrambótico como suele acostumbrar. Por lo tanto, los sentimientos que mostraron ambas fue sincero como así el abrazo.

La mítica película, The Sound of Music, cumplirá en 2018 unos espléndidos 52 años. Una celebración se inició en la pasada gala de los Oscar. Lady Gaga interpretó algunos de los temas del largometraje, rindiendo un sentido homenaje a Julie Andrews que no pudo evitar emocionarse y darle las gracias a la extravagante cantante. Sin embargo, hubiese sido bonito que ambas hicieran un dueto si la reconocida actriz no hubiera perdido su voz.

 

Pero el cine es un milagro, es pura magia y ahí estará para atravesar los océanos del tiempo, la voz incomparable de una maravillosa actriz llamada JULIE ANDREWS. 

 

 

 

cineparaiso2@gmail.com