VISITAS

 

 

 

 

 

 

 

 

 

THE MISFITS

 

 

 

 

 

 

Este film ha viajado conmigo durante muchos años, es como un viejo amigo incondicional o el talismán que me da fuerzas para continuar amando el cine. No voy a repetir mi admiración hacia los actores principales de esta película, porque forman parte de mi existencia, los amo como el que ama la mas bella puesta de sol, o el amanecer entre la arena del mar. Recordar, hablar y sobre todo escribir sobre The Misfits es mas estremecedor, gozoso y relajante que el buscado orgasmo que altera nuestra sangre, clamando por salir. Así es para este maduro cinéfilo esta película de culto que con el paso de los años, se le dió al fin el valor que mereció siempre... Siéntate, deja pasar el tiempo, porque el espectáculo cinematográfico que ha ofrecido y sigue ofreciendo es único e irrepetible.

 

Si hay un film significativo que se funde con la vida de sus interpretes es, -“Vidas rebeldes-The misfist”-, son inadaptados, aquellos que no encuentran su sitio, es un espejo de seres en decadencia, de personas maduras.... quizá en la mejor etapa de sus vidas, pero que sin embargo siguen siendo unos inadaptados, extraídos de sus lugares y clavados con fuego en otro sendero que no debería ser el suyo. Uno que apenas se gana la vida con algo que está desapareciendo; la caza de caballos salvajes. Otro tiene una avioneta y es aficionado a beber y aun no sabe lo que quiere. Y otro que supuestamente se gana la vida en los rodeos, aunque estos le están destrozando físicamente poco a poco. Y en medio de todos ellos una mujer, acaba de divorciarse, alguien altamente vulnerable y que cree que la vida es demasiado cruel. Todos ellos son piezas sueltas en un puzzle que nunca acaba de encajar. Lo curioso de esta película es que los actores que interpretaban a esos personajes también, en esos momentos de sus vidas, son vidas rebeldes, sombras fantasmagóricas de lo que fueron en otra época. En aquellos años, tanto Marilyn, Gable y Monty eran unas piezas sueltas que no encajaban en sus puzzles. Con un rodaje de muchas dificultades, paréntesis por el estado crítico de Marilyn, inseguridades de Monty, unido a los vicios y manías de cada uno, John Huston consiguió sacar lo mejor de cada uno, consiguiendo ser un film mítico por excelencia y fue la despedida de dos leyendas inmortales. Se habla de la soledad, del miedo, de la infelicidad, de los fracasos, de cómo ser alguien distinto e independiente....Aspiran a un modo de vivir que ya estaba desapareciendo pero del que se resisten a abandonar. El plano final de las estrellas parece querer ser una invitación a la esperanza, a volver a soñar y creer en las personas...

!!Maravilloso Final!!.

 


Último trabajo de Clark Gable y de Marilyn Monroe. La dirigió John Huston, y el guión corrió a cargo del dramaturgo Arthur Miller, casado entonces con Marilyn. Su rodaje empezó el 18 de Julio y finalizó el 2 de Noviembre de 1960, en el desierto de Black Rock (Nevada) y en localizaciones próximas. The Misfits tuvo un presupuesto de 4 millones de dólares. Producido por Frank E. Taylor y se estrenó con disparidad de criticas el 1 de Febrero de 1961. La acción dramática tiene lugar en Reno a lo largo de unos días de 1960. La bailarina Roslyn Taber acude a la ciudad para obtener un divorcio rápido y fácil. Allí conoce a Gay Langland, vaquero de unos 50 años, y a su amigo Guido, mecánico, veterano de la segunda guerra mundial, de unos 40 años. Poco después se une a ellos Perce Howland, amigo de Gay, un joven aventurero con cientos de complejos. Gay lucha por mantenerse libre e independiente. Guido, viudo, distrae su soledad pilotando una vieja avioneta. Perce pasea su amargura por un mundo que nunca ha entendido. Los tres tienen empleos marginales: Gay caza caballos salvajes con destino a la fabricación de comidas para perros, Guido regenta un pequeño taller mecánico propio y Perce malvive participando en rodeos. Roslyn, recién separada, es una mujer frágil, vulnerable, pero con un sentido del amor hacia el prójimo muy marcado. El film suma drama, romance y western. Desarrolla un relato de personajes inadaptados, solitarios, desorientados y perdidos, que arrastran fracasos, desilusiones y frustraciones. Todos sobrellevan sentimientos de abandono y pérdida: Gay echa en falta a los hijos, Perce no ha asimilado la muerte del padre, Guido convive con el recuerdo del fallecimiento de su mujer y Roslyn estrena divorcio. La narración, al principio melancólica y agridulce, se torna gradualmente dramática y trágica. El mal, la perversidad, el dolor y la muerte se hacen presentes con insistencia creciente. Al mismo tiempo emergen conflictos interiores de los personajes y problemas de relación interpersonal dentro del grupo, que amenazan la convivencia y llevan las situaciones al borde del abismo. El realizador hace uso de simbolismos, paralelismos, sugerencias e indicaciones sutiles y punzantes. Cabe recordar los varios sentidos que atribuye a la manada de caballos (un garañón, cuatro yeguas y un potro), a la avioneta que pone a los animales en fuga, al potente camión de persecución, a la lucha cuerpo a cuerpo de Gay y el garañón, al desierto, a los peñascos amenazadores de la montaña, a los arriesgados números del rodeo. La película explora el subconsciente de personas enigmáticas. Elogia la lucha del ser humano por la libertad y la independencia. Demuestra que ser independiente puede costar un alto precio. Habla de la soledad, la infelicidad y los fracasos de la vida humana. Hace referencia al paso del tiempo y al envejecimiento. Explica que la compensación de las frustraciones personales mediante el recurso a la violencia constituye una salida en falso que empeora las cosas. Frente a los valores tradicionales de la fuerza, el arrojo y la rudeza, contrapone el valor de la compasión, la clemencia y la ternura. Admiran la paz, el silencio, el aroma de la hierba mojada y el aire puro del campo. Como en otras obras de Huston, los personajes pierden al final lo que habían conseguido con gran esfuerzo. La mano del maestro Huston siempre está presente y todos danzan al ritmo de una melodía que se pierde en el horizonte.

 

 

 

 

La música, de Alex North, ofrece un tema principal dramático de gran belleza. Incorpora cortes líricos, melódicos, bailables, dramáticos y descriptivos de gran porte, como por ejemplo la captura de los caballos. La fotografía, de Russsell Metty, en un fantástico blanco y negro, busca el realismo, prescinde de artificios y se complace en mirar con sinceridad y honestidad. Ofrece emocionantes travellings aéreos y terrestres. Mi valoración personal: Es una de las películas más infravaloradas de Huston, dentro de su filmografía, pero también la que supuso para él su recuerdo más melancólico... El director puso mucho de si mismo, de sus vivencias, de los fantasmas de Miller, todo envuelto en un producto que nos dió, no solo las imágenes mas bellas de Marilyn que se recuerdan, sino una interpretación impecable. La actriz logró sin proponérselo llegar a la madurez con un talento que años antes le era prohibido, y que en The Misfits salió de estampida para gozo de todos los mitómanos y cinéfilos que la llevamos siempre en nuestros pensamientos.  
 


Roslyn:

-''Mi problema es que nunca me dura la felicidad, siempre condenada a estar sola, desde pequeña''-

 

Isabelle:

-''Tendrías a tu madre''-


Roslyn:

-''¿Cómo se puede tener a alguien que está siempre ausente?, nos veíamos poco, a veces pasaba meses con sus enfermos, demasiado tiempo para una niña''-

 


Vidas Rebeldes, justo antes de comenzar nos muestra los títulos de crédito lo que vamos a ver. La película comienza enseñándonos tres piezas de puzzle que no coinciden. De ahí, que el argumento trate a tres personajes que no encajan en la sociedad, tres personas que van deambulando sin encontrar un sitio o alguien que les comprenda. Lo más curioso, es que en la vida real los tres actores vivían la misma situación. Ese es uno de los cien detalles que hace que el film tenga un toque especial. Arthur Miller escribió el guión a causa de una experiencia personal. Él conoció a unos vaqueros que se dedicaban a cazar caballos salvajes cuando fue a divorciarse a Nevada de su primera esposa. Le contaron cómo se dedicaban a cazar caballos para venderlos como comida de perros y gatos. Cuando escribió el guión, él estaba enamorado de Marilyn pero durante el rodaje modificó muchas veces el guión...su matrimonio empezaba a decaer. Marilyn interpreta a Roslyn y con ella nos regala una interpretación desgarradora, extraída de su interior, con una sensibilidad extrema. Se nos muestra con una belleza que supera a todas sus anteriores películas, ya que cada año que pasaba y cada película que hacía, se mostraba mucho más atractiva. De esta manera la ven los tres vaqueros, los tres perdedores, los tres inadaptados. Clark Gable, es un hombre ya maduro que en ocasiones quiere revivir una época que en ese momento está desapareciendo y por eso, él no quiere adaptarse a la vida actual y se aísla en su casa a las afueras. De vez en cuando, moja sus penas con el alcohol. En segundo lugar está Montgomery Clift, un cowboy perdido y abandonado con una historia familiar a sus espaldas y que va destrozándose a sí mismo, tanto físicamente como mentalmente en los rodeos. Por último, Eli Wallach, hombre bastante amargado que va contagiando su pena a los que le rodean. Sin duda, estos tres personajes ven en Roslyn, otra inadaptada, una esperanza o luz en sus vidas. Debido a su indudable belleza y su manera de transmitir la sensibilidad por la vida, les aporta una nueva brisa de aire fresco. Pero ella, también lleva dentro de sí un pasado con dolor. A Roslyn la vemos por primera vez delante de un espejo y siendo aconsejada por Thelma Ritter sobre cómo debe superar y enfrentarse al divorcio. Roslyn, vive huyendo de todo ya que su extrema sensibilidad hace que todo le hiera pero al mismo tiempo, busca a toda costa que la amen y protejan. Toda su vida ha sido bailarina de clubs nocturnos y la ciudad de Reno se presenta como un lugar donde volver a empezar. Realmente  Roslyn es Marilyn, una mujer insegura y obsesionada en buscar amor y afecto que deriva de una infancia bastante dura, con el abandono de su padre, con el hecho ser violada a los 8 años y por el tiempo de estar recluida en un sanatorio a causa de los trastornos de su madre. Todo eso le afectó durante su vida y de ahí que siempre buscara esa protección y afecto que transmite también el personaje.... Roslyn y Marilyn son uno mismo.



Dirigido por el gran Huston, nos refleja esa sensación de soledad y de pérdida que nadie mejor que él nos puede transmitir. La fotografía en blanco y negro de Robert Metty es imprescindible en esta triste película y la banda sonora de Alex North intensifica aún más la tristeza y la soledad de una dama rota y tres caballeros andantes y perdedores. El segundo aspecto que hace que el film tuviera un aire ‘’maldito’’ es el hecho de que una vez terminó el rodaje, los tres actores acabaron muriendo en poco tiempo y por lo tanto, cuando vemos esta película realmente estamos ante un testamento, nos estamos despidiendo de tres grandes actores y por esa razón, a mí me transmite una sensación especial, muy mía, la amo intensamente y se me hace un nudo en el estomago cada vez que la veo. En primer lugar, tenemos a un Clark Gable de 59 años pero físicamente bastante decaído. Se comentó siempre que la muerte de su primera esposa, Carole Lombard, le marcó el resto de su vida. Gable murió 11 días después del rodaje de un ataque al corazón. La siguiente, fue Marilyn. En aquella época ya mostraba una belleza descomunal dejándonos unas imágenes de lo mas atractivo de la historia del cine. Actriz que siempre estuvo sufriendo emocionalmente, y justo en esta etapa de su vida fueron sus las mayores crisis. El 5 de Agosto de 1962, un año después del estreno, la actriz murió en circunstancias nada claras... Hay una gran cantidad de teorías sobre su muerte. Algunas de las cuales dicen que los Kennedy tuvieron mucho que ver, también hay quien culpa a la propia actriz de su no saberse rodear de las personas adecuadas, salvo el matrimonio Strasberg e incluso se habla de la intervención de Edgar Hoover con capos de la mafia, por las relaciones con diferentes comunistas... Yo os aseguro que fué un cruel asesinato.... Por último, Montgomery Clift, un gran actor que vivió una vida frustrada a causa de su condición de homosexual. Según Marilyn:

- "Es la única persona que conozco que está en peor forma que yo"-

Él intentó ocultarlo siempre y eso convirtió su vida en una tortura, además de consumir drogas y alcohol. Murió el 23 de junio de 1966 después de realizar grandes aportaciones, como ‘’Vencedores o vencidos’’... Para mi la mejor interpretación de su carrera. Estos tres actores, incomprendidos por la sociedad interpretan a tres personajes que están pasando por su misma situación. De ahí, que una vez se conocen, se necesitan mutuamente. La película habla de la soledad, del fracaso, de la infidelidad, de gente que no encuentra su lugar pero también de personas maduras, adultas, posiblemente en la mejor etapa de su vida, pero que al fin y al cabo son gente extraída de sus puestos y que han sido puestas en una parte del lienzo que no es el suyo. Nos muestra sus debilidades humanas y como superan esas frustraciones alimentando sus egos cuando someten a un animal. En el caso de Gable y Cliff buscan el afecto que necesitan y Marilyn da vía libre a su instinto de madre protectora, en referencia a Clift, pese a no darse cuenta.

 

 



Amo dos escenas: El momento que Marilyn está en la parte trasera del coche y Gable le dice:

-‘’Empezamos las cosas sin ánimo de hacer daño como algo que nos parece natural, pero en un punto cualquiera de su desarrollo se convierten en algo malo. Lo mismo que bailar en un cabaret, tu empezaste solo con la ilusión de bailar, pero poco a poco la gente se fue desinteresando por la forma en que bailabas y todos empezaron a mirarte pensando en algo muy distinto, ¿el baile dejó de ser bueno verdad? Yo hubiera podido menospreciarte al saber que habías estado exhibiéndote en un cabaret, pero yo te respeté porque sé dónde está la verdad’’-

Claramente se nota que sus palabras no están dirigidas al personaje, sino a ella misma.

La otra es cuando Marilyn y Gable conduciendo de noche, solos, por un camino desierto y con ese enfoque final a las estrellas diciendo:

- ‘’Ellas guiaran el rumbo a nuestras vidas’’-

Arthur Miller regala a Roslyn un final que él no pudo dar a Marilyn:

 En una vieja furgoneta, abrazada al ídolo de su infancia y siguiendo a las estrellas hacia un posible hogar.

 

 



Me gusta este film porque es un homenaje a tres grandes. Ellos nos muestran, desde su respectivo punto de vista, la desesperanza, la tristeza del alma, su necesidad de buscar su rumbo en la vida. Sentirse al fin integrados a alguien o a algo. Y como cargan ellos sus historiales como si fueran un lastre muy pesado de años vividos en una muerte espiritual. El momento en el que estos seres se encuentran es épico. Nada es casualidad y las tres almas se reúnen por que necesitan el apoyo entre si para tratar aunque sea involuntariamente de adaptarse a esta vida terrenal y también Arthur Miller que exploro la condición del ser humano. Cuando Gable lucha contra el potro salvaje para someterlo y amarrarlo nuevamente a la defensa del vehiculo y sudando agitado por el increíble esfuerzo realizado de la bestia contra el hombre. Y luego cortando la soga y liberando otra vez al animal y de sus labios salen las palabras diciendo que no le gusta que decidan por el; es una forma de expresar su manera de vivir la vida, pues Marilyn había liberado previamente al caballo sin su consentimiento. Nos remontamos a la esencia del ser humano... luchando por su autonomía. Es entre curioso y bizarro que esta absoluta maravilla no tuviera todo el crédito que merecía, que tampoco es poco, pero a mi juicio no el suficiente, y lo es más que, sin ir más, en nuestra licorería  haya tanto borracho que la infravalore despiadadamente, adjudicando al resto de borrachos que flotamos con ella el apelativo de morbosos, como si toda la magia y la grandeza que vislumbramos se debiera únicamente al polémico rodaje y a las funestas circunstancias que la rodearon. De todos es sabido que Gable falleció una semana después de acabarla de un fulminante ataque al corazón. Muchas criticas se alzaron en contra de Marilyn, que siempre llegaba tarde al rodaje y obligaba a Gable a esperar horas y horas debajo del sol del desierto, fumando cigarrillo tras cigarrillo, e incluso realizando tomas que hubiera debido de hacer un doble, máxime teniendo en cuenta el estado de salud de Gable, pero que acabó por hacer éste último, dicen, de puro aburrimiento. Yo me inclino por pensar que Gable los tuvo bien puestos hasta el final. Pero tampoco faltaron las voces que trataron al propio Huston de asesino, por permitirle rodar semejantes escenas. Desde luego hubo mucha tela que cortar en ese rodaje, con Arthur Miller, y su espléndido guión, una Marilyn viviendo su propio infierno particular, y Montgomery Clift con el suyo propio, dando sus primeros pasos después del accidente que sufrió, bañado en barbitúricos y alcohol. Y lo más bizarro de todo es que el propio Huston en una de sus últimas entrevistas la consideraba la película de la que menos orgulloso estaba, como si el maestro no tuviera verdaderos planchazos en su filmografía. Este sí que es un dato desconcertante, por que, pocas películas albergan tanta magia, tanta desesperación. La tensión y la inquietud que dominaba las vidas de todos ellos empapó el celuloide y se tradujo con el paso de los años en una obra maestra, llena de angustia y desasosiego. Las interpretaciones son cristalinas, claras, desnudas y sangrantes. Gable desmoronándose borracho en esa secuencia antológica y espeluznante, Clift y Monroe sin poder ocultar todos los tics nerviosos que arrastraban y enriqueciendo involuntariamente sus personajes. Los papeles están bien adjudicados, los planetas se alinearon de tal forma, que no parece que haya actuaciones en esta película, sólo vida, soledad y desesperación. Y luego tiene la pluma de Arthur Miller, con diálogos, citas y secuencias memorables. Si es que no se puede pedir más. Tal vez un final más aderezado de cal viva hubiera sido ideal. Miller y Huston tuvieron fuertes discusiones al respecto. Huston quería sangre y Miller quería esperanza. Acabó ganando Miller, y desde luego el final es delicioso, pero tiene uno la sensación de que si Huston se hubiera alzado con la victoria estaríamos hablando de uno de los terremotos cinematográficos más desoladores que nos regaló el Hollywood clásico.

 


Vidas rebeldes es un mosaico de lo que fué el Far-west años antes. Por eso su título original es The misfits, que traducido al español viene a ser como Los inadaptados. Lo que pretendía hacer Gable en esta película o lo que llevaba haciendo durante toda su vida era similar a lo que hizo Jeremiah Johnson en la película de Sidney Pollack: llevar una vida independiente, alejada de cualquier atadura con el mundo "civilizado", ser libre. Gable vive en las extensas praderas de Nevada, entre Sierra Nevada y Las Montañas Rocosas dedicado a la captura de los caballos salvajes que hay en esa zona. Representa una especie en extinción, una forma de vida condenada a desaparecer. Ha llegado a su final la conquista del Oeste. Ya no puede avanzar por la ruta de Oregón, ni por la ruta de California como hacían sus antepasados. Ya no tiene nada que hacer ni adonde ir. Y como él mismo dice en una de las secuencias del film:

-"Cuando no tienes adonde ir, lo mejor es quedarte en el mismo sitio"-

 El guión de Arthur Miller retrata sutilmente los problemas que toda su vida arrastró al lado de su esposa. Pone en boca de Marilyn frases que la actriz bien pudiera decir a sus amigos:

-"Mi problema es que no me dura la felicidad. Siempre condenada a estar sola desde pequeña"-

En el reparto se incluyó a Clark Gable cuya figura paternal siempre había idolatrado Marilyn. También aparece un Montgomery Clift con el rostro muy maquillado para que no se apreciase los efectos de un accidente que sufrió algunos años atrás y que le dejó paralizado un lado de la cara. Una de las conversaciones que mantiene Monroe con Gable nos da alguna clave de la película:

-"Dejé colgados los estudios"-

 
- "Bien, es una buena noticia"-

 
- "¿No le gusta que las mujeres sean cultas?"-

 
- No está mal, pero siempre quieren saber lo que uno piensa. ¿Qué hay que hacer para que solamente le amen?"-

 

Sólo al final, se encuentra la respuesta. Los personajes viven en absoluta soledad. Buscan saber quiénes son y qué es lo que hay que hacer en esta vida. Buscan que alguien les quiera. Hay una escena en la que Gable entra en la habitación donde duerme Monroe. La besa. Se despierta y vemos los hombros desnudos, las axilas, la espalda... Decía Billy Wilder:

-" Marilyn tiene lo que yo llamo el "impacto carnal". Es algo que se da muy pocas veces. Tiene carne que da en fotografía como carne. Uno siente que puede alargar la mano y tocarla."-.

"Vidas rebeldes" acrecentó el mito de sus protagonistas. Resulta ser el espejo fiel de la compleja y difícil vida de sus personajes. Tal vez los críticos les resultó difícil catalogar y valorar esta película; porque es complicado desligar a los personajes de sus protagonistas. Punto y aparte merece la interpretación de Marilyn. Es sobrecogedor la maestría con que confiere el desarraigo emocional y físico de su personaje. Destila una vulnerabilidad y ternura que traspasa la pantalla, inundándolo todo con su tristeza frente a las miserias y la hipocresía de este mundo. La película marca una forma de vivir que se estaba extinguiendo. Resulta por ello un film profundamente filosófico, triste y cruel. No obstante, el mensaje final del film es esperanzador, aunque ese mensaje únicamente se encuentre en el fondo de nuestro corazón; sabemos que, en el momento en que intentemos ponerlas en marcha, será imposible que se lleven a cabo. La vida es dura, muy dura, sobre todo para aquella gente que ha perdido la inocencia que caracteriza al niño al que le queda un inhumano mundo por descubrir. Todo ello nos lo explica Huston en su película, de una forma lírica, cruda y tan real que abruma.

 

 


Montgomery Clift manifiesta la infancia perdida y la negación de lo vivido. Es ciego a la realidad. No quiere ver más allá. Hasta que llega al final... donde ha comprendido lo que ha hecho con su vida negándose a continuar de la misma manera. Sin embargo, en el fondo de su alma no desea un cambio, ni un trabajo. Sólo se siente seguro con el calor materno que le profesa el personaje de Marilyn. En cambio, los personajes de Wallach y Gable son de una frialdad cortante y lacerante. En medio de esta jungla humana, con una Monroe que imprime soledad en medio de gente egoísta y que se preocupan sólo de su bienestar y buscan más que compañía, se echa de menos el corto papel de Thelma Ritter, una excelente actriz, que da apoyo a nuestra frágil Marilyn. Es un film que engrandece aún más si cabe la leyenda de sus protagonistas sin desmerecer en absoluto su propia valía. Huston firmó una obra cruda y real como la vida misma, que vale su peso en oro. Una de las cosas más deplorables, en nuestra sociedad, es la manera como envejecemos. Para un altísimo número de personas adultas, pareciera que el largo historial de experiencias que viven a diario no les enseñara absolutamente nada. En vez de madurar se vuelven infantiles; debiendo ser tolerantes, se tornan caprichosos y crueles; cuando deberían tener una mente amplia, se muestran cerrados y ven el mundo con una sola perspectiva; deberían haber comprendido el valor inmenso de la dignidad y caen en las bajezas más lamentables que se puedan mencionar…Muchos ancianos se quedan solos, porque lo único que comparten con los demás es su triste ineptitud o porque, cada día, afloran una maldad que, lejos de dominarla, aumenta miserablemente. Y vejez viene de viaje y debería significar valiosa experiencia, sabiduría y amor a borbotones para la humanidad. Por fortuna, también hay viejos así y todo el mundo los ama… pero son los menos y debería ser una inmensa mayoría. Quizás este film es una metáfora del derrumbamiento del sueño americano que se estaba produciendo en los años 60 con guerras perdidas: Corea, Cuba y Vietnam y el desengaño de los jóvenes ante el “homo hipócritas” que habla de paz mientras hace la guerra y que habla de dignidad mientras ejerce la corrupción.

 La película resulta nostálgica y llena de pesadumbre. El guión de Arthur Miller, se alienta con el rol que concede a su mítica esposa a la que muestra como fuente de luz para aquellos inadaptados que parecieran tenerlo todo perdido. Y no podemos negar el dolor que nos causa el saber que Marilyn desaparecería luego y que, apenas un año después, la seguiría un gran actor llamado Montgomery Clift. Ojalá que un día recuperemos la gran lección que queda tras el largo viaje.

 

 

BRILLANTÍSIMA INTERPRETACIÓN DE MONTY EN VENCEDORES Y VENCIDOS

 



Como casi todo lo realizado por Huston se trata de un film sobredimensionado, aquí un drama de ambiente country dónde junto con el guión de Arthur Miller proponen una historia de 4 personajes, tres masculinos y uno femenino; se trata de tres antihéroes desarraigados y transeúntes, movidos y temporalmente ilusionados por el deseo sexual, más que por amor, por lo idílico, más que por sentimientos y ello se los produce una mujer cuyo marido ha desaparecido. Este personaje femenino está aún más desamparado y desarraigado que aquellos. Huston aprovecha un reparto excepcional, con una Marilyn siempre apetecible, sensual y glamorosa; un Gable añorando sus tiempos de galán y un Clift al borde del precipicio y al que se le encomienda un papel deprimido, nada positivo, cuando todos sabían en que momento se encontraba el actor. VIDAS REBELDES, es una película de personajes serenos pero frustrados, dibujados con trazos de sangre sobre un lienzo opaco de tímido western. He visto films tristes, depresivos, oscuros y carentes de fe como por ejemplo, los de Clint Eastwood, Michael Haneke o Ingmar Bergman. Y no es que cuestione su calidad cinematográfica sino la desesperanza que irradian. Sin embargo, debo confesar que cuando ví VIDAS REBELDES por primera vez, me sentí impresionado, identificado y hasta contento, pues evita caer en lo lacrimógeno o en discursos nihilistas que evidencian la tendencia de los realizadores. Tanto Gable como Marilyn están memorables, pues están en búsqueda del amor, algo que sienten que constantemente se les escapa de las manos, "echar un lazo a un sueño", como dice el propio Gable en la escena final. Todos podemos encontrar la felicidad que llene nuestras vidas, pero muchas veces la buscamos en los lugares, ideas o personas equivocadas, y porque no cultivamos virtudes que nos hagan mejores personas, incluso teniendo la oportunidad para hacerlo.
 


Galería enriquecedora y patética de seres errantes, de vidas rotas y a la deriva, este film realizado a partir de un guión de Arthur Miller, se convirtió durante muchos años, equivocadamente, en un film maldito: Clark Gable fallecería de una crisis cardíaca al poco de concluir el rodaje, sin ni siquiera llegar a conocer el montaje final; Marilyn dejaría inacabado su siguiente título y moriría asesinada en un complot de tintes políticos de brutales circunstancias que todos conocemos; Montgomery Clift, con problemas psíquicos y físicos desde el accidente de coche que obligó a reconstruir su rostro, les sobreviviría cinco años pero fallecería a los 45 años de edad a causa igualmente de un paro cardíaco. Filmada en un impecable blanco y negro, algo nada corriente en un film de esa fecha y ese presupuesto, es ante todo una reconocible obra mítica del gran John Huston. Una emotiva y trascendente mirada sobre un puñado de seres fuera de época que, sin ser plenamente conscientes de ello, están escenificando con su trabajo su propio funeral y el final de un mundo que no entienden pero al cual pertenecen. Aferrados a un mundo que se ha ido para siempre, sólo les queda la agresión a los caballos, símbolo de libertad y de una naturaleza aún no contaminada. La soledad y el aislamiento de los nuevos héroes fundamenta su independencia y su condición de outsiders, fugados de la sociedad y con un sólo destino: el itinerario y la huida imposible. Desesperado como ningún otro film de Huston, "The Misfits" es una obra de potente aliento simbólico que no por ello pierde fuerza directa, ni el desgarro épico que la empuja hasta el escalofrío. Su desabrido lirismo y furia contenida no ocultan el fondo humanista y vital de la que acaba siendo toda una declaración de principios por parte de su director y guionista.

Mucha gente ha pensado que Marilyn sólo sabía hacer papeles de rubia despistada, pero nada más lejos de la realidad, lo que muchos no saben es que más allá del mito de gran estrella, había una gran actriz y esta película pone de manifiesto las grandes dotes interpretativas de la actriz y el asombroso talento para actuar que tenía. Marilyn siempre será única, Yo, no concibo el Séptimo Arte sin su nombre. Película y actriz son para este maduro cinéfilo, como un libro obligado y mi referencia para comprender mejor un cine que se ha revalorizado al 100 por 100 con el paso de los años. Creo que The Misfits resulta, sobre todo en el caso de Marilyn, un espejo fiel de la compleja y difícil vida de su protagonista, por eso parece casi imposible pensar en dónde Norma Jean dejaba de ser ella misma y se convertía en Roslyn Taber.

Quizá muchos dirán que esta película no es la mejor obra maestra de todos los tiempos, pero afirmo que es de lo mejor de Huston, pero lo que tengo cristalino es que es un film lleno de matices y con tan alto voltaje de sensibilidad y ternura, que trata la hipocresía y la rudeza de ciertos personajes frente a otros frágiles y vulnerables. Seguiré manteniendo hasta que mi cuerpo tenga aliento, que no puedo más que proclamarla, una de mis favoritas y porque en mucho uno de sus personajes, es fiel reflejo de éste que escribe.

 


Mi conclusión: Un gran película que recoge grandes mitos de la historia del cine y que lograron hacer una espléndida interpretación pese a los problemas y dificultades que pudieran tener. Una película que después de mas de 50 años aún te transmite decepción, tristeza, afecto y compresión, pues su destino no es diferente al de los caballos, tradicional símbolo de libertad que la industria convertía en comida para perros. Una película que con solo saber el desenlace de esos tres grandes actores consigue que la veas desde otra perspectiva y sin duda, cine al mas alto nivel, bastante triste, pero para este amante de mitos y leyendas, el conjunto es mucho mas que sobresaliente.